HUMITOS

Te lo digo en tu idioma

miércoles, 28 de enero de 2009

ROMPER EL HECHIZO




Todas soñamos con el Príncipe Azul alguna vez,
al menos cuando niñas...guardábamos en el corazón la inocencia.
Creíamos en lo imposible, mientras esperábamos ser rescatadas
en nuestras torres de cristal con el vestido de novia para casarnos
de blanco con el hombre ideal...
Pero crecimos, y nos dimos cuenta que sólo era un cuento
de hadas. Perdimos la virginidad, fracasamos unas cuantas veces
besando al hombre equivocado y el vestido quedó arrumbado
como un muerto en el placard.
Si bien todas somos diferentes y vivimos historias distintas,
y muchas lograron su cometido, en el fondo del alma aprendimos
que besar a un sapo ó encontrar a tu príncipe es un juego de azar
y del destino.


HUMO


4 comentarios:

  1. dime que detalles y que palabras por favor...y no era imaginacion, era veridico.

    si las palabras son por coloquialismos o cosas asi lo hice aposta

    ResponderEliminar
  2. el azar lo es todo, para bien y para mal


    .^

    ResponderEliminar
  3. el azar no es nada la sed es todo jaja
    sprite

    ResponderEliminar

Y esta palabra, este papel escrito
por las mil manos de una sola mano,
no queda en ti, no sirve para sueños,
cae a la tierra: allí se continúa.

Pablo Neruda

Gracias por visitarme y anidar en mi, la primavera.

HUMO

EL EXPLORADOR...by Humo.

EL EXPLORADOR...by Humo.
Un mundo por descubrir.

LOS HIJOS

LOS HIJOS
Son la parte más bella de mí...
Los hijos son el único, puro y verdadero e incondicional amor
que existe...


UN DÍA DE FURIA

UN DÍA DE FURIA
Tengo mi temperamento...
Me arrancaste la sonrisa de la cara
a girones, con palabras nauseabundas.
No mediste consecuencias,
poco te importó el impacto de tal acto.
Sentimientos rotos,
dolor agudo y sangrado.
Me quebré por dentro
y afloró la lágrima,
la rabia, la impotencia.
Abriste la puerta equivocada
e invadiste mi espacio
como un ratero,
escupiendo el odio visceral
de tus entrañas
a lo más sagrado, que es, un hijo.
Fué un golpe bajo, inesperado.
Yo, no lo merecía.
Y vos... vos, me das asco!