HUMITOS

Te lo digo en tu idioma

miércoles, 19 de septiembre de 2012

LAS OLVIDADAS























Ellas colgaban de la pared. Harapientas, roñozas.
Sus cabellos secos, su piel gastada
vaya  saber cuanto tiempo.
Se les escurría el alma.
Amarradas sus huesudas manos
a sueños imposibles, a besos resignados.
Fueron muriendo de a una
fueron perdiendo el habla.
Ya nadie las escuchaba
parecían fantasmas en su propia casa.
Cómo podrían soportar tanta soledad sin anestesia.


HUMO

26 comentarios:

  1. La soledad, a veces es un premio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena a conformismo, espero que no. Beso y gracias!

      Eliminar
  2. Que desolación...que tristeza... Pero es verdad que solo el amor (no solo de pareja...) de los que nos rodean, son el alimento del alma, nos alimenta, nos sustenta, nos permite tener las fuerzas necesarias para ser feliz.... Poema desgarrador pero que nos hace valorar lo que tenemos. Gracias, no soy ni seré (...espero...) una olvidada.

    ResponderEliminar
  3. Quién sabe cómo, pero al fin y al cabo, también nosotros nos iremos yendo como ellas...Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bello, conmovedor e impactante. Brillante poema que penetra en el alma. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Amarrarse a sueños imposibles suele escurrirnos el alma.
    Y nos morimos, sin siquiera darnos cuenta.
    Y nos morimos, sin que otro se dé cuenta...



    Muy bueno, Fer.


    Abrazo grande.


    SIL

    ResponderEliminar
  6. Aunque a veces disfruto de la soledad... cuando es obligada es muy triste...

    Besos rabiosos

    ResponderEliminar
  7. Impactante la fotografía de Pina Baush y tus versos, tan acordes... tan bien combinados. Hermoso en su tristeza.

    Lucho para no ser nunca una olvidada.

    abrazos para ti, Humito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariluz, te aseguro que no es tu karma, no podrías ser olvidada jamás!

      Besitos!Gracias :)

      Eliminar
  8. La soledad es una puta compañera...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Es de impacto el tema, las imágenes el complemento cruel y perfecto de esa soledad que en ocasiones se queda permanentemente a nuestro lado,te sigo y con mucho gusto, me ha encantado el lugar.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hoy madrugo positivo, pese al primer impacto de la fotografía y tus versos, concluyo con una imagen y palabras;

    Mariposas recién nacidas
    prestas alzar el vuelo
    y sueño eterno.

    PD. Me gusta la soledad buscada, incluso la afligida.

    ResponderEliminar
  11. humito,como estas,mi reina! escribes muy bien,lo sabes,me he re inscripto en tu blog,para ver actualizaciones,mutuas,me enbola un poco face...no estoy acostumbrada,a estar mucho tiempo,sentada frente a la compu,pero bueno me sirvió, cuando se llevaron el otro!
    un abrazo,amiga
    lidia-la escriba

    www.nuncajamashablamos.blogspot.com.ar nuevo blog,venite!

    ResponderEliminar
  12. Encontrarme con la fotografía y tua palabras he sentido el temor de la terrible soledad de quien araña el muro de su soledad sin encontrar ni una sola sola mota de polvo de su empeño.
    Hermoso y terrible.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu visita y amable comentario. Yo te descubrí hace ya un tiempo y disfruto con la sensualidad de tus versos aunque, a veces, como en estos, se me hace un nudo en la garganta.
    Un abrazo desde Andalucía.

    ResponderEliminar

Y esta palabra, este papel escrito
por las mil manos de una sola mano,
no queda en ti, no sirve para sueños,
cae a la tierra: allí se continúa.

Pablo Neruda

Gracias por visitarme y anidar en mi, la primavera.

HUMO

EL EXPLORADOR...by Humo.

EL EXPLORADOR...by Humo.
Un mundo por descubrir.

LOS HIJOS

LOS HIJOS
Son la parte más bella de mí...
Los hijos son el único, puro y verdadero e incondicional amor
que existe...


UN DÍA DE FURIA

UN DÍA DE FURIA
Tengo mi temperamento...
Me arrancaste la sonrisa de la cara
a girones, con palabras nauseabundas.
No mediste consecuencias,
poco te importó el impacto de tal acto.
Sentimientos rotos,
dolor agudo y sangrado.
Me quebré por dentro
y afloró la lágrima,
la rabia, la impotencia.
Abriste la puerta equivocada
e invadiste mi espacio
como un ratero,
escupiendo el odio visceral
de tus entrañas
a lo más sagrado, que es, un hijo.
Fué un golpe bajo, inesperado.
Yo, no lo merecía.
Y vos... vos, me das asco!