HUMITOS

Te lo digo en tu idioma

miércoles, 16 de julio de 2014

LAS VUELTAS...
















Tengo al menos dos ideas sustanciosas, ellas me recorren por completo, me inclinan y hasta me devoran con insistencia.
Son tan crueles y hermosas y abarcan tanto de mi, que me exasperan.
Motivan sueños casi imposibles de intentar, pero desprenden frangancias tan elocuentes que llegan a ser irresistibles a cada fibra de mi piel.
Como explicarles que no, que aún no es tiempo, que no soy tan valiente como ambicionan.
Que se creen, las muy soberbias y altaneras. No me van a doblegar, tengo mi caracter y hasta mi instinto singular.
Tal vez espero el toque de gracia, tal vez el milagro que conceda la arremetida voluntad.
Ideas locas, que me despiertan un lunes por la mañana y me agarran con fiaca, con remolona.
Soy una simple mortal con pocas dosis de paciencia, me la sacaron mis cuatro hijos en pura educación.
Testarudas, me van a reventar la cabeza, les concedo una acción y no me hago responsable, para ser feliz hay que ser valiente
y yo no creo en el azar pero por primera vez me la juego, con caballitos de batalla a cuestas, con coraje y un par de ases en la manga.
Me preparé toda la vida, tal vez un giro del destino, el primer vuelo sin alas o simplemente la ganas de vivir.
Allá voy!

HUMO

1 comentario:

  1. esas ideas son las que movilizan de adentro hacia afuera
    son preciosas a pesar de que a veces nos llevan en volandas

    buena semana Fer
    abrazos

    ResponderEliminar

Y esta palabra, este papel escrito
por las mil manos de una sola mano,
no queda en ti, no sirve para sueños,
cae a la tierra: allí se continúa.

Pablo Neruda

Gracias por visitarme y anidar en mi, la primavera.

HUMO

EL EXPLORADOR...by Humo.

EL EXPLORADOR...by Humo.
Un mundo por descubrir.

LOS HIJOS

LOS HIJOS
Son la parte más bella de mí...
Los hijos son el único, puro y verdadero e incondicional amor
que existe...


UN DÍA DE FURIA

UN DÍA DE FURIA
Tengo mi temperamento...
Me arrancaste la sonrisa de la cara
a girones, con palabras nauseabundas.
No mediste consecuencias,
poco te importó el impacto de tal acto.
Sentimientos rotos,
dolor agudo y sangrado.
Me quebré por dentro
y afloró la lágrima,
la rabia, la impotencia.
Abriste la puerta equivocada
e invadiste mi espacio
como un ratero,
escupiendo el odio visceral
de tus entrañas
a lo más sagrado, que es, un hijo.
Fué un golpe bajo, inesperado.
Yo, no lo merecía.
Y vos... vos, me das asco!