HUMITOS

Te lo digo en tu idioma

martes, 23 de diciembre de 2008

EN HUELGA


Hoy me he puesto a escribir en vano,
porque evidentemente mi mente
ha decretado una huelga,
dice que no le interesa,
trabajar largos jornales,
que ni la paga es buena
y no siempre se la aprecia,
y su fatiga es tan grande
que se ha indicado una siesta.
Asombrada y sin palabras,
me he quedado yo bien quieta.,
porque mi creativa esencia
se fue enredando en mi pelo,
sin llegar a la cabeza.
Mi pensamiento en fojas cero
se alimenta de este tiempo
que transcurre tan disperso...
Me colgué del segundero
he hice un ritmo rapero.
Y aunque haga mil esfuerzos
ni con maldita insistencia
puedo lograr que despierte
de éste profundo sueño
donde ha caído mi mente,
perdiéndose lo que busco;
Mi inspiración y mi suerte.

HUMO

5 comentarios:

  1. a veces necesitamos una tregua

    .*

    ResponderEliminar
  2. FElicidades!!!!!+
    :)
    Que tus letras brillen en estas fiestas

    ResponderEliminar
  3. no te preocupes, las palabras volveran como besos en el alma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ke bueno ke decidiste abandonar la huelga , confia siempre en dios y todo estara bien
    bendiciones <(+_+)>

    ResponderEliminar

Y esta palabra, este papel escrito
por las mil manos de una sola mano,
no queda en ti, no sirve para sueños,
cae a la tierra: allí se continúa.

Pablo Neruda

Gracias por visitarme y anidar en mi, la primavera.

HUMO

EL EXPLORADOR...by Humo.

EL EXPLORADOR...by Humo.
Un mundo por descubrir.

LOS HIJOS

LOS HIJOS
Son la parte más bella de mí...
Los hijos son el único, puro y verdadero e incondicional amor
que existe...


UN DÍA DE FURIA

UN DÍA DE FURIA
Tengo mi temperamento...
Me arrancaste la sonrisa de la cara
a girones, con palabras nauseabundas.
No mediste consecuencias,
poco te importó el impacto de tal acto.
Sentimientos rotos,
dolor agudo y sangrado.
Me quebré por dentro
y afloró la lágrima,
la rabia, la impotencia.
Abriste la puerta equivocada
e invadiste mi espacio
como un ratero,
escupiendo el odio visceral
de tus entrañas
a lo más sagrado, que es, un hijo.
Fué un golpe bajo, inesperado.
Yo, no lo merecía.
Y vos... vos, me das asco!